Acerca de mi

Soy Daniela, psicóloga mamá de Emi y Lucas, quienes me han llevado a un viaje de conocimiento, motivación y crecimiento constante,  por eso creo que es importante compartir el proceso que inicié cuando ellos nacieron.

Una de mis constantes reflexiones, es el significado de ser madre y como convivir con este  rol en un mundo con mandatos, exigencias y creencias respecto a lo que significa ser mamá y como debiéramos ser y sentirnos respecto a nuestros hijos desde muchas perspectivas.

Cuando nació mi primera hija, una de mis mayores angustias y dudas era ¿Cómo voy a traer un ser a este mundo si yo aún no tengo claridad de quien soy o quiero ser?  En ese momento me di cuenta que, al convertirme en mamá, me tenía que mirar a mi misma y darme cuenta que quería; que podría yo transmitirle y enseñarle a mi hija, en todos los niveles.

Obviamente, esto se complejiza en esta época donde hay información disponible en todos lados, y me comenzó a pasar que cada vez que leía algo de cómo había que hacerlo, más culpable y menos competente me sentía como mamá. Por ejemplo “nunca alabes a tu hijo por algo físico” y yo le había dicho muchas veces a mi hija lo linda que se veía!. Entonces posterior a esa lectura, me cuestionaba no solo haberle dicho eso, sino que entraba en un estado emocional de inseguridad y cuestionamiento que me llevaba fácilmente a generalizarme en como me sentia como  mamá.  En eso mis pensamientos eran “lo estoy haciendo pésimo” “soy la peor mamá” y como además soy psicóloga, la exigencia de tener claridad de todo, era peor, entonces detrás de eso venían “lo estoy haciendo pésimo como psicóloga”” como ayudo a mis pacientes si ni siquiera yo sé bien que hacer”.

Frente a esto decidí volver a estudiar pensando en que en la universidad iba a obtener los conocimientos para ser mejor mamá y psicóloga.

Luego nació Lucas, embarazo en el cual me prepare muchísimo, con taller de parto, lactancia, todo para ser la mejor mamá, y resulta que otro desafío tenía este hijo para mí, ¡nació con alergia alimentaría y lloraba día y noche!!!  ¡Imagínense lo que es sentir que la leche que le daba le hacía mal!!  Y ahí comencé todas las formas de alimentación posibles, la “dieta del amor”, me convertí por tiempos en vegetariana y luego vegana, buscando la mejor forma de alimentarme para cuidarlo a él.

Y con toda la información que existía me volví a angustiar, y decidí nuevamente volver a estudiar, pensando que, si sabía más, me iba a sentir más segura y menos culpable.  Lamentablemente esto no sucedió, si bien aprendí muchísimo y me sirvió un montón para vincularme con mis hijos, no era lo que buscaba. Realmente el cambio lo sentí, cuando empecé a tomar decisiones distintas en mi vida, cuando empecé a reconocer mis propias necesidades que tuve como niña y que tengo hoy de adulta y ser responsable de lo que decidía.  Me di cuenta que mis hijos me necesitan a mí y para eso era necesario que yo descubriera que necesitaba para estar bien.  Debo reconocer que no ha sido fácil, que requirió terapia, diplomados, instructorado de yoga, mucha inversión en tiempo y conocimiento para darme cuenta que la respuesta no estaba en otros ni en libros sino en mí.

Ojo que lo que aprendí  de los libros y diplomados es muy importante y lo aplico diariamente, pero lo esencial del cambio estaba en mí, mi historia y mi relación con el mundo. Y eso es lo que quiero compartir con las mamás que estén en esa búsqueda, para ayudarlas a empoderarse de su maternidad y generar un espacio de reflexión que les de un alto en su vida y puedan ir transitando desda las culpas a responsabilidades y de angustias a mayor libertad.

Desde mi ámbito profesional les quiero contar brevemente que tengo la siguiente formación:

Psicóloga de la Universidad Central de Chile mención clínica.

Diplomado Psicoterapia Sistémica Infanto Juvenil. Pontificia Universidad Católica de Chile.

Diplomado Psicopatología del vínculo. Diagnóstico y tratamiento. Pontificia Universidad Católica de Chile.

Postítulo con distinción en terapia familiar, pareja e individuo en Instituto de Terapia Familiar Santiago.

Grado Magíster en Psicología clínica en terapia sistémica, otorgado por Universidad Mayor.

10 años de experiencia en atención de salud mental pública y actualmente coordinando programa infanto juvenil.

8 años de experiecia en atención en consulta privada en Centro Converger.

Av. Echeñique 5839

Of. 204 – La Reina.

+56 9 9619 5847